Otros Resultados

¡La gran decepción!

El sexto juego se la serie duró sólo un inning, así es, y fue para Caribes que venía con una ventaja de 3x2, donde buscaban sólo un triunfo para alzar el trofeo, pero en el ambiente se respiraba un aire de séptimo juego que sólo quedó en la ilusión de los fanáticos larenses.

Los pájaros rojos venían con su mejor abridor, la mejor carta que podían usar, pero no fue lo que se esperaba. Los dos primeros bateadores del juego por Caribes recibieron bases por bola, luego imparable para llenar las bases y dos turnos luego, Luis Jimenez, sí, el ex cardenalero, el de Bobare, la desaparecería del parque para conectar Gram Slam y poner el juego 4x0, de allí no sucedió más nada.

Cardenales fue un equipo desconocido, el bateo jamás llegó, la intensidad de juego y actitud que solía verse de positivismo esta vez no se hicieron presentes. Gregorio Valles, la voz interna del estadio, hizo lo imposible por mantener el ánimo entre los fanáticos que ha pesar de ver como cada vez su equipo se acercaba a la derrota, no dejaban de gritar y apoyar a su equipo.

Cardenales vuelve a quedarse con el subcampeonato, por segundo año consecutivo y tercero en cinco años. La champaña o cervezas se volverán a guardar para ver si el año que viene si podrán festejar por todo lo grande. Pero nuevamente se tiene que decir que este año se llegó lejos pero no fue suficiente.

El jugador Más Valioso de la final se le otorgó a Luis Jimenez, quien festejó en su tierra frente a su ex equipo. El perdedor del juego fue Jorge Martínez, quien se llevó el triunfo Freddy García.

¡Hasta octubre!

Carlos Colmenares (@CarlosColme13)
Foto cortesía: Cardenales de Lara